Puntos de Interés
Introducción
Credenciales
Prensa
Díptico y Desplegable
Información  Ruta  Credenciales Prensa Díptico y Desplegable
 

CAMINO MOZÁRABE A SANTIAGO

La importancia y el valor histórico y cultural de las Rutas Jacobeas es uno de los activos más importantes que tiene la Europa Occidental. En torno a estos Caminos se han forjado tradiciones y culturas que hemos heredado de nuestros antepasados y que se nos presentan hoy como un activo importante para el desarrollo social, cultural, y económico de nuestras comarcas. Dentro de estas Rutas, el conocido como Camino Mozárabe es el que utilizaban los cristianos que vivían en los reinos árabes para enlazar con otro camino bien conocido como es la Vía de la Plata. Desde el siglo IX los peregrinos “mozárabes” empezarían a fluir desde ciudades bajo dominación árabe como Almería, Granada, Jaén, Málaga hacia Córdoba para desde allí transitar en dirección a Mérida. Sin la protección de los reyes cristianos el caminar de estos mozárabes hacia Santiago sería azaroso y lleno de impedimentos de todo tipo.

Aunque resulte obvio no está demás recordar que la identificación del llamado Camino Mozárabe de Santiago tiene un sólo objetivo alcanzar la Basílica donde está el sepulcro del Apóstol Santiago. Y sin duda antes de hablar de los distintos sustratos históricos y culturales que sostienen al Camino resulta imprescindible referirse a la labor de las Asociaciones Jacobeas. De hecho la primera frase y la labor que desempeñan las Asociaciones tiene un espíritu común que se repite en todas ellas: el peregrino inicia su camino en el mismo momento que se sale por la puerta de su casa.

Igualmente es muy importante subrayar que frente a la fácil identificación de los Caminos del Norte, ampliamente promocionados y transitados a partir de los años noventa del pasado siglo, nos encontramos con otros Caminos de peregrinación a Compostela que han quedado un tanto orillados de la mercadotecnia pero que no por ello carecen de importancia y trascendencia histórica. En este sentido el Camino Mozárabe de Santiago ha experimentado, en parte de su recorrido, una menor afluencia de peregrinos fruto en ocasiones del desconocimiento y del mayor reclamo conseguido por los Caminos del Norte. Sí hay que hacer una salvedad con respecto al tramo que partiendo de Sevilla se adentra por tierras extremeñas. La Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura ha realizado una importante labor de consolidación de la llamada “Vía de la Plata”. Sobre el pasado romano los primeros mozárabes iniciarían su salida desde la capital hispalense pasando por Mérida.

 Trazado

Cuando la Junta Directiva de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Córdoba,  se propuso determinar por dónde discurriría el Camino de Córdoba a Mérida, se adoptaron dos criterios:

1º) Un criterio totalmente histórico, esto es, proseguir el recorrido de los caminos medievales que en la zona existían, herederos, en gran parte, del trazado de las calzadas romanas y posteriormente musulmanas. Así, el tramo que lleva a Mérida sigue hasta El Vacar la calzada romana que desde Corduba partía hacia la capital de la Lusitania, Emerita Augusta. Desde El Vacar hasta Alcaracejos se usa un camino ancestral utilizado tanto para alcanzar las minas de mercurio de Sisapo, la actual Almadén como para llegar hasta la ciudad de Toledo por el Valle de la Alcudia. Desde Alcaracejos a Monterrubio de la Serena, se utiliza una vía natural de enlace entre los valles de los Pedroches y el de la Serena, para ya en la población pacense continuar de nuevo por la calzada romana Corduba-Emerita. Para más detalle sobre ellas, es valiosísimo el trabajo del profesor de la Universidad de Córdoba D. Enrique Melchor Gil titulado "Vías romanas de la provincia de Córdoba" (Obra Social y Cultural Cajasur. Córdoba, 1995). Hoy, estos caminos son en su gran mayoría vías pecuarias: Cordel de Granada, Cañada Real Soriana, Senda del Rey, Colada de Zalamea, etc.

2º) Un criterio práctico. Así, aún pensando que quizás la mejor unión entre Córdoba y Mérida sería seguir el trazado íntegro de la calzada romana, se tuvo en cuenta las dificultades que ocasionaba su recorrido especialmente por el Valle del Guadiato, en la provincia de Córdoba, donde la carretera nacional, el trazado del ferrocarril, dos embalses (la calzada romana reposa bajo sus aguas), una central térmica, urbanizaciones, etc., hacen casi imposible el tránsito normal por ella. Por ello, en el año 2001, y por las experiencias de lo peregrinos que comenzaban a caminar, se modificó el recorrido del Camino Mozárabe pasándolo por donde actualmente transcurre. El trazado del Camino por la Comarca de los Pedroches se encuentra totalmente libre de obstáculos, además de proporcionar al peregrino tanto avituallamiento como alojamiento sin ningún problema.

El resultado, en consecuencia, es un Camino que refleja con bastante fidelidad las rutas históricas medievales, además de ser escaso el recorrido por carreteras. Cuando así ocurre, éstas son locales o comarcales de poco tráfico. En definitiva, es un Camino ideal para todos aquellos peregrinos que busquen alejarse por unos días del bullicio que la vida cotidiana nos impone, además de que hay que tener presente que las localidades andaluzas y extremeñas, aparte de aquéllas con cierta entidad de población y las capitales, poseen todavía hoy una economía basada en gran medida en la agricultura y la ganadería*.

En el caso de la Comarca de Los Pedroches, territorio que los árabes llamaron Fahs al-Ballut, el camino Mozárabe transita por los municipios de Alcaracejos, Villanueva del Duque, Fuente la Lancha e Hinojosa del Duque.

El puerto del Calatraveño marca la entrada natural desde el sur de la comarca. A través de un paisaje de encinas y monte mediterráneo llegamos hasta el municipio de Alcaracejos. 

Siguiendo el camino entre paredes de piedra, llegaremos a la localidad de Villanueva del Duque, fundada a finales del s.XV, dónde aún podemos encontrar restos de su pasado esplendor minero.

La leyenda nos cuenta, que en la pequeña localidad de Fuente la Lancha, tenía su guarida el famoso bandolero Juan Palomo, en una de las pequeñas casas blanqueadas, que conservan el granito de sus dinteles.

Cuando alcancemos Hinojosa del Duque, podremos admirar uno de los conjuntos monumentales más notables del norte de la provincia; posteriormente nos dirigiremos hacia el límite provincial, no sin antes visitar la  bella Ermita de la Virgen de Alcantarillas, patrona de Belalcázar, junto al río Zújar.

Todo el camino a su paso por Los Pedroches, está perfectamente señalizado, tanto en los itinerarios que discurren por los cascos urbanos como por el campo. Además de las características flechas amarillas, a la entrada de cada municipio hay un panel con callejero y los principales puntos de interés. Igualmente, en cada una de las localidades hay un punto de información; también están señalizados los establecimientos y restaurantes adheridos al proyecto, que además de ofrecer información al peregrino, ofrecen servicios especiales a los mismos.

* Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Córdoba