Puntos de Interés
Galería Fotográfica
Prensa
Información Puntos de Interés Prensa
 

LA DEHESA

La producción del jamón ibérico se encuentra íntimamente ligada a un ecosistema altamente singular: la dehesa. Este entorno y el buen hacer son los elementos que constituyen las claves del jamón ibérico. La dehesa adquiere así una importancia capital como soporte del producto. Un espacio rico y diverso que debe ser interpretado a los visitantes de una manera clara y accesible.

El origen histórico de la dehesa no parece claro a día de hoy. Por un lado hay autores que defienden que su aparición viene marcada por la protección de determinadas zonas de pasto para impedir su uso por parte de los rebaños trashumantes como pasto libre.

Esta explicación en referencia a los ganados mesteños puede ser discutible. Por un lado porque el término de dehesa se emplea para otros pastizales que poco o nada tienen que ver con la presión de rebaños trashumantes. Por otro lado parece probable que el término ya se utilizara antes del nacimiento de la Mesta, con lo que su origen no se podría vincular de forma directa con esta idea de protección sobre los rebaños mesteños. En todo caso vincular dehesa con trashumancia genera un valor añadido en la actualidad.

 

Es pues un paisaje humanizado que permite el pastoreo extensivo, el aprovechamiento silvícola y un cierto aprovechamiento agrícola. Esta formado por superficies pastables en un paisaje con carácter de sabana con predominancia de encinas y alcornoques como especies arbóreas que soporta algunos aprovechamientos agrícolas. Se trata pues de un sistema agrosilvopastoral.

Constituye un ejemplo de gestión del medio por parte del hombre, compatibilizando los aprovechamientos con la conservación del medio, presentándose habitualmente como uno de los modelos de desarrollo sostenible más representativos.